¿Qué batería le pongo a mi moto?

¿Qué batería le pongo a mi moto?
¿Qué batería le pongo a mi moto? Notice: Undefined index: google-plus in /customers/f/7/a/anoiamotos.com/httpd.www/wp-content/plugins/social-pug/inc/functions-frontend.php on line 307

 

Sin batería suficiente, aunque te hartes a empujar, es probable que no funcione la inyección. Y en algunos casos de descarga total, ni siquiera el encendido es capaz de producir chispa de ninguna manera.

¿Cómo funciona una batería?

bateria-anoiamotos%c2%b7es-2Todas las baterías basan su funcionamiento en el mismo principio: una reacción química dentro de ella produce electricidad. Y lógicamente esta reacción química modifica los elementos, agotando así la carga de la batería. Pero cuando reviertes el proceso y metes electricidad en ella, esos elementos se vuelven a “recombinar”, pudiendo entonces producir más electricidad. Es lo que llamamos la carga de la batería, proceso del que normalmente se encarga el alternador. Pero este proceso no es, ni mucho menos eterno: las baterías tienen un número de ciclos de carga y descarga limitados. Si hablamos de baterías de móvil o de las de los vehículos eléctricos (las tan comentadas baterías de litio o ion-litio) si se han construido para que ese proceso sea en profundidad: se pueden descargar y cargar del todo muchas veces, (por eso se llaman también baterías de ciclo profundo). Pero las normales de moto no son así: se han diseñado para que su descarga sea mínima y enseguida entre otra vez en carga. Es su ciclo normal: se descarga cuando arrancas pero en cuanto tienes el motor en marcha, el proceso de carga se inicia. Por eso, cuando una batería de estas se ha descargado del todo pierde gran parte de su capacidad de carga y con dos o tres veces (cuatro como máximo) que haya ocurrido, batería muerta.

Tipos de batería
A parte de ”inventos raros” e innumerable número de marcas, puedes encontrar baterías con mantenimiento o sin él. Las primeras son las típicas de toda la vida, las que llevan unos tapones encima a través del cual se echa el electrolito que la hace funcionar. Tienen mantenimiento por que este líquido puede evaporarse y bajar el nivel dentro de la batería, nivel que tendrás que reponer para que la batería funcione bien.

Sin mantenimiento encontrarás varios tipos: las normales selladas, o llamadas técnicamente VRLA (Valve Regulated Lead Acid), cuyo funcionamiento es similar a las anteriores; las más modernas, sofisticadas y caras de gel, cuyo electrolito lleva un compuesto de silicona que lo hace casi sólido, evitando así su derramamiento incluso en caso de rotura del exterior de la batería. Y las AGM (Absorbed Glass Mat), es decir, fabricadas con fibra de vidrio que absorbe el electrolito, quedando así, al igual que las de gel, con el líquido inmovilizado en cualquier caso.

No siempre ni para todas las motos encontrarás todos los tipos de baterías. Las mas normales son con mantenimiento o la VRLA y de esas encontrarás casi siempre. Pero tampoco para tu moto valdrán todas, ya que en algunos casos tu moto requerirá algún tipo concreto: en el Burgman 400 la batería va al fondo de la guantera delantera, tras una tapa; va en posición tumbada, así que ”por narices” tendrás que llevar una batería de gel o AGM, que son las únicas que pueden tumbarse sin que se salga el acido interior.

¿Qué batería necesito?

Una de las cosas que “nos complica la vida” a los moteros es la existencia en el mercado de infinidad de tipos de baterías. Para los coches hay apenas unas decenas de modelos para todos ellos. Para camión, unos cuantos tipos nada más. Pero para las motos, cientos de ellas. Claro, en la moto el espacio físico disponible es limitado, muchas cilindradas y distintas necesidades de electricidad. Y estos factores son clave para no equivocarte: lógicamente, tienes que elegir el tamaño adecuado, el que cabe en la caja de la batería y queda bien sujeta. Y que los polos vayan en el lado adecuado, puesto que los cables que llegan a la batería suelen llegar por un lado determinado. Además, en función del tamaño de tu motor y de los accesorios eléctricos que lleve tu moto de serie, necesitarás mayor o menor capacidad de carga de la batería: si montas una batería de menor capacidad es probable que en unos pocos arranques se descargue del todo y arruines la batería. Esta capacidad de carga se mide en “_amperios-hora”_ (Ah). Se representa con un número que significa la cantidad de electricidad que dará esa batería durante una hora, en descarga. En el mundo de la moto las más normales van desde los 4Ah hasta los 12Ah, aunque en algunos ciclomotores o en motos muy grandes y ”aparatosas” puede haber baterías más pequeñas o más grandes.

Bien. Determinado el tamaño (físico y de carga) de la batería que necesitamos, la posición de los bornes y demás, sólo queda elegir el tipo de tecnología que queremos. Tampoco te compliques demasiado: en algunos casos, como decíamos de la Burgman 400, no tendrás todas las opciones disponibles, pero en otros sí. La más barata de las opciones, lógicamente, será la batería de plomo y ácido sulfúrico con mantenimiento. Pero requiere que de vez en cuando le eches un vistazo al nivel del líquido y que ”la cuides” más que otros tipos. El líquido que lleva dentro es ácido sulfúrico rebajado con agua, como te digo, pero si necesitas rellenarla tendrás que hacerlo con agua destilada: sólo la parte de agua es la que se evapora, no el ácido. Y si le echas agua normal los elementos químicos que esta contiene estropearán la batería.

Sin mantenimiento tienes varios tipos. Las más baratas y comunes son las selladas pero con ácido líquido en su interior (VRLA). Vendrán descargadas y con el ácido aparte: tendrás que echarlo y poner el tapón que viene y que está pensado para que no vuelvas a quitarlo nunca más. No evaporan el agua, por lo que no hay que abrirlas. Y si lo haces, te cargarás la batería: se pierde el equilibrio entre los gases producidos por la reacción, de forma que no pueden volver a ”recombinar” los elementos internos.

Por último es posible encontrar baterías de Gel y ACM para algunas motos. Son caras, muy seguras, al ser ”secas” (no hay líquido en su interior) y pierden menos carga con el tiempo. Además tienen la ventaja que pueden colocarse en cualquier posición, por lo que en algunas motos (otra vez el ejemplo del Burgman 400) son las únicas que puedes poner.

Básico: que la batería entre en su sitio, quede bien sujeta y sea de la capacidad adecuada o superior. Nunca inferior

-Si la batería que vas a montar es de las de líquido y abierta, ten en cuenta que lleva un respiradero. Este es importante: por ahí tiene que sacar gases provocados por la reacción química que sucede en su interior. Conecta el tubo que trae y sácalo por abajo de la moto, que no toque ningún elemento ya que esos gases pueden ser corrosivos.

A tener en cuenta

-Tanto las baterías con mantenimiento como las VRLA vienen con el ácido aparte. En las primeras, primero quita el tapón del respiradero, luego los seis tapones y rellena muy lentamente, que no rebose. Las VRLA llevan unas botellas con seis secciones tapadas con papel de aluminio: se ”clavan” en los vasos de la batería y se “trasvasa” el electrolito. Nunca fuerces ese proceso: es lento, pero si haces agujeros en las botellas o las aprietas para que se vacíen más rápido, el ácido se saldrá. Y aunque tengas más no tienes forma de saber cuál es la cantidad correcta de ácido que tienes que meter.

-Una vez cargado el líquido es bueno dejar reposar la batería antes de cerrarla. Depende a quién le preguntes o que manual de instrucciones leas te dirán que media hora o dos horas. Lo cierto es que si la dejas un rato mejorará la vida útil de la batería. También hay quien recomienda enchufar un cargador en este rato, dando una carga suave.
-Si vas a parar la moto una temporada, desconéctala*. Si además la moto no esta a cubierto, saca la batería de la moto y guárdala en casa. Siempre tendrá menos variaciones térmicas, otro gran enemigo de la vida útil de la batería.

-Para comprobar el estado de la batería, con un voltímetro (o polimetro) vale. Debe estar por encima de los 12,5v. Si esta por debajo, malo. Comprueba también la carga: con el motor en marcha el voltaje en los bornes de la batería debe ser alrededor de los 13,5v. Por debajo de esa cifra o la batería esta mal o tienes un problema más grave en el circuito de carga. Por encima de los 14v, el regulador está mal y romperá la batería.

-Para cargarla, si vas a comprar un cargador, que sea de los llamados ”inteligentes”. Estos detectan la capacidad de carga de la batería y son capaces de decidir cual es la mejor forma de recuperar la batería. Si no, si es de los normales,* la mejor forma de cargar es a una décima parte de la capacidad* de la batería: si tu batería es de 12Ah, cárgala a 1,2 amperios, durante 10 ó 12 horas. Los procesos de ”carga rápida” no son demasiado ”sanos” para la batería. Algunos de estos cargadores tienen función de mantenimiento, por lo que si dejas la batería conectada se mantendrá ”con vida” más tiempo.

-Si eres de los que durante largas temporadas no tocas la moto, no vale con arrancarla cinco minutos al ralentí para mantener la batería: de hecho muy pocas motos, al ralentí, generan la suficiente corriente para cargar la batería. Deberás sacar la moto y dar una vuelta de al menos 10 minutos para que coja algo de carga.

-Pon en los bornes vaselina o algún producto específico para evitar la sulfatación. Este es un proceso que estropeará la batería al formarse sulfato de plomo sobre las placas y los bornes. Se acelera con la descarga de la batería y aún más si no has dado ese producto o vaselina.

-Si tienes dudas sobre la batería que necesitas, en el libro de usuario de tu moto encontrarás cual es la referencia adecuada y el consejo del fabricante de tu moto de que batería montar. Así, no te equivocas, seguro.

Fuente de información:
http://www.soymotero.net/
Daniel Navarro

Comparte !

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

*